Somos hijos del sol

Todos tenemos derecho a vivir la vida con alegría, sin dolor y sin tristeza, envueltos por la milagrosa energía que une nuestras almas y nos hace hermanos.

Todos tenemos derecho a sonreír y ser sonreídos , a compartir y a sentirse acompañados.

La sociedad tecnocrática nos esta enajenando rápidamente, no solo a nosotros sino también a la descendencia que seguirá nuestro camino.

¡Es ahora o nunca !

¡Rompamos las nubes de la ignorancia con el poder del Sol!

La memoria olvidada

Durante años dejé olvidada en mi memoria enterrada la fuente de la vida que mi padre el sol me había otorgado. Durante años dejé que el gris color de una infancia torturada taparan de negro el regalo maravilloso que cada dia se alzaba ante mis ojos.

Las creencias y falsas verdades difundidas por la televisión, y otros medios, que como un virus habían infectado la mente de la sociedad , me separaron de mi padre el Sol.
Cuando el sol brillaba mis padres biológicos me ponían cremas para taparlo, creyendo fervientemente que sus rayos producían cáncer  aunque cierto es que el poderoso sol puede quemar la piel , lo que no sabian es que lo que produce cancer es un sistema immunologico debilitado por el exceso de toxinas, en nuestros alimentos, aire y pensamientos.

¿Cuantos mas miedos invadirían sus mentes hasta cegar por completo su propia observación?¿ Cuantas mas mentiras de la industria agro-farma industrializada acabaran por conquistar sus inocentes mentes?

En mi adolescencia, traumatizada por una autoestima devastada , pero guiado por el conocimiento interior traído por la luz de sus rayos que intentaba despertarme de tan amargo letargo, el sol me alentaba. La oscura mentira se había propagado eficazmente en los océanos oscuros de mi cerebro mortal pero , seguia en mi interior la semilla latente de la verdad solar.

Hubo momentos en los que tuve el atrevimiento de quitarme las gafas de sol en verano, y en los que me dejaba quemar por los temidos ultravioleta, incluso en la nieve.
Pasaron dos décadas hasta que volví a recordar , gracias a la meditación , alejado del sol, en el interior sombrio de templos budistas . Volvi  tras recuperar el contacto con mi interior  a despertar de nuevo.

El sol volvio a brillar en mi varias veces, interrumpiendo mi iluminación durante periodos de sombra y duda en los que debido a la falta de luz, no podia ver lo que el universo me revelaba.

Hace poco volvi a sentir el poder absoluto que el padre sol tiene disponible para nosotros cada dia y que no vemos debido a la ceguera que hemos dejado que nos invada.

Hoy ha llegado el momento de comunicarlo.

Hablando con el sol

Quieto , muy quieto, mi respiración casi inaudible, mi pulso casi imperceptible y mi mente no decía nada, solo miraba al sol en pleno verano.
Su lenguaje visual  me llegaba desde su esfera destelleante y algo muy silencioso  llenaba de palabras mudas la laguna de mi mente inocente. Han pasado 25 años y todavía siento como esos mensajes me nutrían de sabiduria ancestral.

El cielo ni blanco, ni azul en su  esplendor teñia la tierra y los arboles de matices dorados que impregnaban todo iluminando el paisaje.Pasaban las horas y el Sol empezaba a acostarse en la tierra. Naranja, rojo rosa y  el cantar de las cigalas era cubierto por el cantar de los grillos.

Bebí  del ultimo rayo de sol hasta el anochecer y mudo el cielo se quedó de sus gotas doradas. La luna salió para reflejar toda su blancura . Luna que todo lo llenas con tu belleza, enamorada de tu sol estás y la noche haces más amena….

Regresé a casa acordándome de las leyendas de los indios Siux que contaban la ida de guerreros capaces de mirar sin pestañea ante el sol. Aquel día, en “el valle de los indios ” yo me había sentido tan valiente como ellos. Mi padre el sol me había hablado y su hijo de carne y hueso le había escuchado…

El lenguaje del sol

Cuando era tan solo un niño miraba al sol en pleno dia. El sol me decía cosas que yo no podía comprender.
Caminaba hasta el arbolito , en medio de aquella sierra tan hermosa, plagada de rocas de granito envueltas por encinas. El arbolito nos había criado , con la ayuda de una bella mujer , esa buena y adorable Isabelita, que nuestra a abuela tanto ayudaba. Los primos y los amiguitos nos sentábamos a su lado mientras ella nos contaba mil historias hermosas que nos hacían soñar y madurar nuestras inocentes mentes.
El sol estaba allí siempre presente, a veces demasiado . Quizas lo dabamos por sentado y asumíamos que siempre estuvo ahí. El sol, omnipresente hacia los días de verano insoportables sin una sombra. Yo me sentía a gusto bajo el y caminaba al mediodía entre los sinuosos pasillos de arbustos y jarales. El sol me daba fuerza y vialidad .
Un dia , en el valle de los indios, como asi me habían enseñado a llamar a aquella apertura entre dos colinas, sentado en una de esas enormes rocas de granito llenas de historias y testigas del paso de los eones, me dio por mirar al sol.
Estaba de pie sobre la roca, en medio de aquella ardiente esplanada de arena y piedra, quieto ante el. Su disco era gigante y su luz intensa. ¿Que adulto se hubiera atrevido a posarse ante el a plena luz del dia y mirarle fijamente?
Yo no tenia ningún condicionamiento o creencia sobre si sus rayos podían cegarme o quemarme , y solo sentí en mi interior que algo me guiaba a hacerlo. Quieto y sosegado me dejé llevar por su presencia . Su disco al principio era un destello imposible de fijar con la mirada, pero poco a poco empezó a cobrar forma redonda y empecé a percibir en su perfil destellos de un blanco dorado  que parecían moverse de forma salvaje y sin sentido dentro de el.

Pasaron largos minutos y al final me fundí en el. Mi mente se deshizo y cada pensamiento de mi mente se convirtió en oro liquido.El mundo y las personas dejaron de existir durante ese tiempo, en el que el tiempo también había desaparecido…

Para servir a la luz

Me llamo Rama, aunque algunos me llaman Ramón. Soy un ser humano como tu y los demás, que sabe algo que quizás desconozcas sobre nuestra naturaleza solar. Enseño el Sunin , una antigua sabiduría que devuelve a las personas , hijas del sol, su poder interior , con el fin de devolver la alegría y la paz duradera a la sociedad humana. ¿Estas listo para volver a ser feliz? ¿Deseas un mundo mas amable, mas humano y lleno de luz? ¿ Quieres
recuperar tu energía infantil, esa que tanto anhelas y que te han inculcado que ya no volverás a tener?

¡El momento es ahora!